Ecología política
La gran mentira verde, tú eres el culpable.
30 enero, 2019
Calabazas por San Valentín
14 febrero, 2019

Una gran desconocida, la cera de abeja.

Colmenas y abejas Tenerife

Damos inicio a una de nuestras secciones más esperadas hablando de una de las actividades de aprovechamiento de los recursos naturales de manera respetuosa más antiguas del ser humano, la ciencia de la apicultura o cultivo de abejas. Tradición milenaria única, fuertemente ligada a la sostenibilidad del medio ambiente, que consiste en cuidar un o unos enjambres de abejas dentro de sus colmenas. De ellas obtenemos numerosos productos derivados que vosotros bien conocéis, como pueden ser la miel, propóleos, polen, jalea real y un largo etcétera.

Numerosos son los estudios y testimonios que manifiestan la extraordinaria importancia de la miel a lo largo de la historia de la humanidad, debido a varios factores pero destacando sobretodo un alto valor energético y su agradable sabor dulzón adictivo como ninguno otro. Esto ha encumbrado a la miel hasta nuestros días como un manjar culinario que ha sido muy codiciado a lo largo de toda la historia en las civilizaciones del Mediterráneo.

Pero este post no lo vamos a dedicar a la miel, si no que nos vamos a concentrar en explicaros los beneficios de su ¨hermana menor¨,una gran desconocida para algunas personas y de la cual están cubiertos nuestros envoltorios ecológicos, la cera de abeja.

De aspecto blanquecino cuando es recién secretada y posteriormente amarillo paso del tiempo, más oscuras cuando son más viejas. Su consistencia plástica y su bajo punto de fusión, hace posible que sea moldeada en panales por las abejas.

¿De dónde procede la cera de abeja? Son secreciones producidas por las abejas para la construcción, defensa y nutrición de las colonias, las cuales pueden ser recolectadas y empleadas por los apicultores. Si bien en una colonia de abejas existen tres castas sociales representadas por la reina, las obreras y los zánganos; la cera y la jalea real son producidos por las abejas obreras.

La cera de abejas está compuesta por ésteres de alcoholes C24 – C33 y ácidos grasos C18 – C36, con puntos de fusión en el rango de 61-65ºC; contiene además lactonas, flavonoides, alcoholes y ácidos libres (1). Es liposoluble y se disuelve con los solventes orgánicos. Producto con una gama muy amplia de aplicaciones debido a su versatilidad. Actividades tan diversas y lejanas entre ellas como la orfebrería y la cosmetología le brindan fama debido a sus cualidades. Es un excelente emoliente empleado en cosmética natural para elaborar productos ecológicos para la piel como cremas, lápices labiales, mascarillas faciales, jabones, etc. Esto se debe a sus propiedades nutritivas y humectantes para la piel, suavizando y realzando su brillo.

La cera de abejas es un ingrediente tradicionalmente utilizado para la fabricación de velas, objetos de artesanía, creyones, pulimentos, y por supuesto por la misma industria apícola donde se requiere la cera estampada.

Su increíble resistencia a la hidrólisis, permiten su funcionamiento en el medio natural como agentes protectores en la superficie de las hojas, los tallos y los frutos, al igual que en el pelo, la lana, las plumas de los animales y en los peces. Esta última propiedad antibacteriana y protectora es la que nosotros hemos transferido a nuestros envoltorios, permitiendo crear un papel ecológico para envolver alimentos que deriva de las propiedades intrínsecas de la cera de abeja y de su función natural como protector. ¡Todo lo que aporta la apicultura sostenible al ser humano son beneficios!

  1. VIT, Patricia. Productos de la colmena secretados por las abejas: Cera de abejas, jalea real y veneno de abejas. INHRR [online]. 2005, vol.36, n.1 [citado  2019-02-07], pp. 35-42 . Disponible en: <http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0798-04772005000100006&lng=es&nrm=iso>. ISSN 0798-0477.

Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *